De «godinez» a un ser humano

Mi nombre es Oswaldo (Balo), estudie ingeniería en computación en México y un grado en informática en España. Y el día de hoy quisiera platicarles sobre cómo cambié de rumbo mi vida, como de ser un “godinez” (gente que se dedica a trabajar por necesidad) . me convertí en alguien que le gusta lo que hace y disfruta de todos los momentos de su vida. Modelo que deberíamos seguir todos, porque el ser humano no está hecho para trabajar por necesidad, sino para hacerlo por convicción…

Crecí en un pueblito pequeño, siempre fui muy apegado a mis padres y a mi familia. Mi padre y su padre (mi abuelo) siempre han sido un ejemplo para mi me han enseñado a ver la vida de manera relajada y también de manera positiva y a siempre luchar por mis sueños y a nunca dejarme vencer por los problemas que se presentan en el camino.

Todo normal en mi niñez y adolescencia. Luego… estudie la universidad, tuve la oportunidad de irme a terminar mi universidad al extranjero a Madrid, España. Mi experiencia allá fue muy grata a pesar de los prejuicios y de las creencias que tenemos los mexicanos cuando pensamos que en otros lugares nos trataran mal o discriminaran bueno pues, jamás detecte nada de eso en todo el tiempo que yo estuve allá al contrario mucho respeto hacia mi, eso si, nos catalogan de flojos, irresponsables, impuntuales, etc etc. pero creo que nos lo hemos ganado a pulso.

En fin… regrese a mi país y termine la universidad, como en mi introducción lo menciono. Comencé a buscar trabajo, encontré uno en Toluca, Estado de México, no era de lo mejor pero era algo. De repente me encontraba con gente que me subestimaba me frenaba y que quería hacerme menos porque yo era el “nuevo” el “becario” le dicen en México. sentía un coraje enorme tener que levantarme a las 6am con el frío que hace en esa ciudad para bañarme e ir a verle la cara al tío ese que aseguraba ser mejor que los demás solo por ser de la “alta gerencia de la empresa”.

Trabajar de 6am a 6pm… De sol a sol, (nunca disfrutaba de un buen rato de sol) . Lunes  Viernes, repetir, todas las semanas de todos los años… sin parar… Algo no estaba bien…

Toda esa experiencia que duró 2 meses por cierto, cambió mi vida. Me di cuenta de que no podía seguir aguantando eso, quizás por la influencia de mi papá me ,eso me inspiró. Él tampoco pudo trabajar para nadie y decidió abrir su propio negocio.

También influyó mucho mi manera de ser, no suelo ser muy tolerante con las personas, y cuando algo no me parece simplemente me alejo de la situación o la hago a un lado, sigo con mi vida, y listo. ¡Hasta ahora me ha funcionado muy bien!

Fue muy poco lo que estuve en esa “consultora”. Soy ingeniero en sistemas y es muy gracioso que haya estudiado 5 años de carrera, para ejercerla solo unos meses. Luego darme cuenta de que mi verdadera vocación no era la de ser un esclavo de otras personas para alcanzar sus sueños, sino que era mi vida, mi libertad y mis propios negocios lo que realmente buscaba. Pero no me arrepiento de nada, cada uno traza su destino y vive experiencias que lo guían a través del camino.

Decidí irme, sin avisar, sin decir nada, y decidí que yo era capaz de generar mis propios ingresos, de ser un emprendedor, de comenzar a crear algo propio y comenzar a ser mi propio jefe.  Aún recuerdo, cómo era la hora de la “comida” en esa fria oficina alejada de la ciudad, donde nos tenían como ratones en sus ratoneras, programando en las PCs, cogí mis cosas y simplemente me fui de ahí. 1 hora después tenía llamadas interminables de el “jefe” y fue la primera vez que tiré un celular a la carretera. (Se sintió tan bien). Unas horas después y 400 km de allí, estaba mojando mis pies en la playa…

Recibí criticas, rechazos, me subestimaron, etc, etc, etc. Los ex compañeros de la carrera y amigos decían que tenía que trabajar en eso, que debía ser como todos ellos. Los únicos que siempre me apoyaron han sido mis padres, y hermanos. Ni esos que se hacían llamar “Amigos” me daban su soporte para comenzar una de las etapas mas reveladoras difíciles y gratificantes de mi vida.

Ya pasaron más de 8 años desde que pasó eso y veo en retrospectiva como todos los que a su vez quisieron hundirme y me sugirieron llevar un determinado estilo de vida, siguen en el mismo lugar donde empezaron. Sin avanzar, desgastados, cansados, gordos, llenos de estrés, probablemente sufrirán enfermedades y morirán jóvenes sin disfrutar su vida. Suena duro pero es así…

Después de un tiempo te das cuenta de que el dinero no es más que una herramienta, no es la finalidad de nuestra existencia, porqué uno no puede intercambiar el tiempo por dinero, debemos cambiar el tiempo por momentos. Buenos o malos pero por momentos, los cuales son lo único que nos queda por vivir y valorar en nuestras vidas. Ser inteligentes económicamente porque el juego tiene sus reglas, pero no ser ingenuo y pensar que podemos ganar de la manera fácil.

Espero que les haya gustado este relato :). Saludos a todos!