¿Es posible comenzar desde cero?

Cuántas veces nos hemos hecho esta pregunta… Pero…

Es realmente posible?.

Todos en alguna ocasión en nuestras vidas pasamos por esta situación, y es cuando estamos pasando por un estado de animo muy complicado.

Es cómo cuando te llegas a cansar de hacer lo mismo todo s los días y ver que no avanzas realmente y tus objetivos se nublan cada vez más llegando a ser irreconocibles cuando hace algunos meses si lo eran.

Mientras más compromisos adquirimos, más responsabilidades, más trabajo, en fin… mientras más cosas son sumadas a nuestra vida, parece ser que deseamos dejarlas atrás y comenzar desde cero.

En teoría sería posible sin embargo no es posible, bueno por lo menos así lo veo yo, pero lo que si se puede es abstraerse y re ordenar nuestras prioridades, darnos tiempo a nosotros mismo y volver a pensar en aquellos objetivos y metas que se quedaron como un trazo sin finalizar en nuestras vidas.

Ahora la pregunta es… ¿Cuando comenzar?

Ya es muy personal, si te da miedo hacerlo, pues tardaras mucho en comenzar, solo recuerda que tal vez mañana te arrolle un auto o te de cáncer por comer porquerías en la calle y bueno, ya te jodiste.

Eso o al menos que te des un buen golpe en la cabeza y sufras de amnesia, olvides todo … no recomiendo esto último.

No podemos escapar de nuestro pasado pero total, ya es pasado, que se joda!. Que lo que hacemos hoy y ahora sea lo que mañana nos haga sentir orgullosos.

Supera el miedo a emprender

Este post está dedicado a todos mis colegas y amigos, y a toda la gente que me conoce o que me ha conocido. 10 pequeños consejos que podrán aplicar para superar el miedo a salir de esa carrera de ratas y esa burbuja llamada zona de confort.

come-superare-la-paura.jpg

1.- Emprende en lo que te gusta y en lo que eres bueno

Si emprendes un negocio en un área que te gusta, es más probable que ya tengas experiencia relevante, o que la obtengas con mayor rapidez. Por eso es importante pensar en ideas y negocios que despierten tu interés. Esa experiencia va a lograr que te sientas más cómodo, y así pierdas el miedo a emprender tu propio negocio.

 2.- Valida la idea y el problema

Antes de comenzar un nuevo negocio, siempre existe la incertidumbre y duda de si la idea o solución del problema es suficientemente buena o rentable. El Método Lean ayuda a despejar esta interrogante: propone salir a la calle a hablar con potenciales clientes y evaluar si la idea cuenta con clientes en potencia que estarían dispuestos a pagar por el producto/servicio. Al validar la idea y comprender que es atractiva para estos posibles compradores, vas a ganar confianza en tu nuevo proyecto.

 3.- Transición lenta, comenzar en chico

Cuando estés listo para iniciar un nuevo negocio, pero todavía sientas dudas acerca de si debes dejar tu trabajo previo, la mejor opción es comenzar lentamente. El miedo a emprender muchas veces viene ligado a la incertidumbre que genera el dejar un trabajo donde el cheque a fin de mes está asegurado. Comienza lento. Sin dejar tu trabajo, empieza a generar contactos y a comentarles sobre tu emprendimiento, en qué estás trabajando, y buscar formas de ir haciendo trabajos chicos que puedas acompasar con tu trabajo fijo.

4.– Escribe tus metas

Redactar las metas del emprendimiento propio es algo que está subestimado. La diferencia entre tener las metas para tu negocio en mente, o tenerlas escritas y releerlas todos los días puede derivar en grandes ventajas. Los problemas y obstáculos del día a día nos pueden generar dudas que nos lleven a preguntarnos si estamos haciendo lo correcto. Tener las metas por escrito ayuda a recordar los objetivos finales de largo plazo, y así mantener alejado el miedo a emprender que, lamentablemente, siempre está presente.

 

5.-  Sal de tu zona de confort  por lo menos una vez al día

Cada día, al levantarte, planea una forma de salir de tu zona de confort durante ese día. Llama a ese empresario que sigues, inicia una conversación con personas en la calle, pide algún tipo de descuento en algún servicio. La pérdida de miedo es un músculo que se entrena  y, si lo haces día a día, irás desarrollando mayor capacidad de vencer miedos, incluyendo el miedo a emprender.

6.- Habla con amigos y familias

Cuando te encuentres con estado de ánimo negativo, y veas que todo atenta con tu intención de emprender, siempre es útil recurrir a otras personas con una mirada externa. En ocasiones, el estrés de la situación puede hacernos creer que no hay salidas, y es allí cuando viene bien una conversación alentadora con un familiar o amigo que no esté influenciado por el temor y negativismo del momento.

 7.-  Busca un Mentor

En línea con la anterior, es aun mejor si se recurre a un mentor con experiencia previa en la aventura de emprender. Debe ser una persona que haya pasado por situaciones similares, y que ahora, con una visión más experimentada, puede brindar consejos muy valiosos sobre cómo superar los momentos de miedo a emprender.

8.- Aprende constantemente

Habrás escuchado antes que la educación es un arma muy poderosa. Y lo mismo aplica para el emprendedor. Debes ser un alumno constante, y nunca perder la curiosidad. Cuanto más nos educamos, más aprendemos sobre distintos temas, y más cómodos nos sentimos en distintas circunstancias. Si como emprendedor disminuyes la cantidad de situaciones que te producen incomodidad, vas a experimentar menor cantidad de temor en general.

 9.- Confia en tus instintos antes que la opinión de los demás

Otro aspecto crítico para superar el miedo a emprender es ser cuidadoso al escuchar los comentarios de las demás personas. ¿Qué significa esto? Confiar en tus instintos antes que nada. Ante un halago, puede existir una oportunidad de identificar una fortaleza propia, o un simple cumplido. En cambio, una crítica puede ser por envidia, pero también una forma de reconocer debilidades. 

10.- Cambiar los “no puedo” por “cómo puedo”

¿Cuántas veces te habrás dicho a ti mismo que no puedes hacer algo? “No estoy hecho para emprender”, “No puedo hacer esto porque no sé de tecnología”. Simplemente cambia esos “no puedo” por “cómo puedo”. Deja de lado la sensación de miedo y simplemente empieza a averiguar a través de internet o tus contactos cómo puedes solucionar esos obstáculos.